<$BlogRSDUrl$>

miércoles, agosto 27, 2003

Hay frases, pies de página que se quedan grabados y uno olvida o ignora sobre que soles giraban.«Ancho mar de los sargazos» era una de ellas, en realidad es el título de un libro que nunca leí, pero del cual hasta creo poder recordar su portada: sobre un fondo amarillo una mujer junto a un leopardo, ambos animales sumidos en una displicencia no exenta de sensualidad.
«Ancho Mar de los Sargazos». De pronto me siento como si me hubiera pasado toda la vida varado en las calmas verdosas de este mar, enmoheciéndome en un sosiego ajeno a toda agitación, y ahora cuando veo pasar de largo la nave de la vida, sobre el horizonte, siento desaliento, pero nada más, como si las malditas algas hubieran arraigado dentro de mi ser aliméntandose hasta el agotamiento de todo impulso vital.
Sumido en el aislamiento, te leo con cierto desencanto británico escabechadado en Calvados y hasta me pregunto si no tienes razón al quejarte de estar enjaulado por un crimen que no cometiste, por mucho que merecieras estar preso por tantos otros que quedaron impunes.
Sí, en verdad la justicia es ciega.

miércoles, agosto 20, 2003

Notas tomadas a lo largo de un viaje en bus recorriendo el mar de cereal castellano leonés:

(Sinceramente tras su relectura me cuento entre las víctimas de la ola de calor)

Ofrecer y tomar: sin exigencias.
Ser campo en barbecho.
Nunca exigir.
Quien exige en el otro pretende ser en él y eso es fracasar pues no podemos ser sino en nosotros mismos.
La piel es un límite impenetrable, más allá uno se adentra en una masa nebulosa y tratar de iluminarla es una opción de transformación en la cual no somos aunque dejemos huella.
* * * * *
Conocer amplia horizonte, es exploración, nunca una conquista: aunque seamos nunca dejamos de ser nosotros mismos. No. Quien conoce trata de saberse vivo. Nunca somos en lo que queremos ser pero si uno se rinde al desaliento fracasa.
Conocer es dejar de ser para ser. Ser otros que no somos para ser nosotros mismos.
Conocer es ser en nosotros mismos y entrometernos en ese más allá en el que no podemos ser porque nuestro ser es vanidoso y deja huella aun cuando no pueda ser. De ahí el poder de la memoria, de los recuerdos, de los sentidos, de todas esas herramientas que nos ayudan a ser, porque ser es rev(b)elarse.
* * * * *
¿Sirve para algo conocer? Lo difícil de plantear la cuestión no es hallar respuesta sino que esta sea acorde, armónica, por muy rebatible que salga.
* * * * *
Quien busque la esperanza haciendo tiempo hallará el desconsuelo.
* * * * *
Si nos engañamos dejamos de ser, nos transformamos en sombras, en espacios huecos que pueden ser cohabitados. Quien se engaña cree poder ser otro pero simplemente no es. (Esencia del timo)
* * * * *
Todo fragmento es un quebranto, una ruptura que jamás puede ser reconstruida sin que sea visible la huella de la fractura.
* * * * *

This page is powered by Blogger. Isn't yours?