<$BlogRSDUrl$>

miércoles, julio 21, 2004

Mañana caerá un año más. Por un momento uno tiene la intención de zanjar la mayor parte de sus asuntos pendientes con una esperanza: empezar de nuevo. Pero es sólo una ilusión. Basta con lavarse la cara y contemplar el rostro en el espejo para que las cosas vuelvan a su cauce. No, igual que no se puede volver atrás, tampoco es posible empezar de nuevo. Simplemente uno comprende sus limitaciones y sabe que pasar un día más, aunque sea un día especial no significa gran cosa. Los sucesos capitales de la existencia no suelen esperar a fechas señaladas, se presentan sin más.
Al final, una vez el rostro reseco por el calor y la toalla, lo que me queda es la impresión de que mañana seré un día más viejo pero no como el refrán seré más diablo sino más lelo.



This page is powered by Blogger. Isn't yours?