<$BlogRSDUrl$>

domingo, abril 24, 2005

Va aproximándose mayo, la primavera ya ha recorrido gran parte de su estación y todavía las golondrinas y vencejos no han hecho acto de aparición en la ciudad dorada para seducirla con sus acrobáticos vuelos. Los fríos, y la serranía que cierra el horizonte al sur supongo que son en gran medida los obstáculos que medían entre esas aves y nosotros.
Pienso en ellas con una cierta melancolía en estos calamitosos momentos. Lo difícil cuando uno se ve rodeado sin fisuras por la adversidad es mantener la suficiente sangre fría para encontrar un punto de apoyo lo suficientemente duro para impedirnos claudicar y al tiempo lo suficientemente flexible para tomar impulso y no sólo salir a flote sino para remontar el vuelo. Por esto echo de menos hoy a los vencejos y golondrinas: ellas mejor que nadie ejemplifican la imagen de mi pensamiento. ¡Cuán lejos llegan en su ligereza!

domingo, abril 03, 2005

Tras la relectura de «Moby Dick»
El personaje de Akab no tiene salida. La exterminación del mal que aguijonea su espíritu se covierte desde el primer momento en una perversión maligna. El problema no son las cicatrices profundas e imborrables, sino la propia mutilación en sí. Akab sabe que no ha resistido al contacto con el mal y confundiendo superación con aniquilación, trata de redimirse haciendo desaparecer al enemigo que le venció. Por ello se condena a sí mismo a la destrucción. De haber concluido Melville su novela con el triunfo del hombre sobre la bestia habría dejado la puerta abierta para una segunda parte: la del horror, la del inmenso vacío dejado por la desaparición de su obsesión que, además, traería consigo la pérdida de la esfera de poder en la cual se gesta la tragedia del libro: en el océano el más miserable de los navíos se convierte en un mundo y su capitán en un demiurgo.

sábado, abril 02, 2005

A V I S T A M I E N T O S

A los difuntos, llegado el momento, les atormentó la agonía. A los vivos les asusta la ausencia. La muerte es una mujer muy ladina: siempre se mueve entre las sombras de los miedos.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?